Saltar al contenido
Ollas Online

Cómo Curar una Olla de Hierro Fundido

Una olla de hierro fundido es uno de esos utensilios que todos queremos tener en nuestra cocina. Son muy versátiles, sirven tanto para encimera, como para horno, incluso sobre carbón o sobre llama directa. Pero, debe ser curada antes de su primer uso o, en caso que haya permanecido sin usar mucho tiempo. No te quedes con las ganas y conoce como curar tu cocotte o cacerola de hierro fundido.

Métodos para curar tu olla o sartén de hierro fundido

Estos métodos pueden ser aplicados en cualquier utensilio de hierro fundido para cocinar. Deberás elegir el más apropiado en función de si son nuevas o si son ollas de hierro fundido antiguas. Empezamos.

Curado de ollas de hierro fundido nuevas

como curar una olla de hierro fundido
  1. Precalienta el horno entre 150 ºC y 260 ºC, de acuerdo a tus gustos.
  2. Lava bien tu olla de hierro, asegurándote de eliminar cualquier pegatina. Este tipo de ollas suelen tener una capa de aceite protector, el cual debe ser removido en su totalidad, antes de proceder con el curado.
  3. Utiliza grasa o manteca de cerdo, si no lo tienes disponible, puedes utilizar aceite de maíz. Cubre la olla o sartén con una capa de esta grasa, pero evitando excesos que puedan escurrir incluido su tapa.
  4. Coloca la olla o sartén en el horno, asegúrate que esté boca abajo, lo mismo para sus tapas. Pon una bandeja debajo de la olla, para recoger cualquier exceso de grasa.
    • Déjala en el horno por un periodo de entre 1 a 3 horas, pasado este tiempo apaga el horno y deja enfriar.
  5. Una vez fría, utiliza papel de cocina o un paño seco y limpio y retira cualquier exceso de grasa de tu olla.
  6. Por último, toma una pequeña cantidad de grasa y dale una ultima pasada a tu olla o sartén, para crear una capa protectora luego del curado.

NOTA: Para obtener mejores resultados, repite el proceso una vez más, desde el punto 3 en adelante.

Ollas de hierro fundido usadas o antiguas

curar ollas de hierro fundido
  1. Precalienta el horno a 180 ºC, cuando alcance esta temperatura, coloca tu olla dentro. En caso que tengas un horno con función de auto-limpieza, coloca tu olla dentro y ejecuta un ciclo. También, puedes utilizar un horno de leña, o colocar tu olla sobre una brasa, por 2 horas.
    • Deja enfriar tu olla durante toda la noche.
  2. Precalienta el horno a 180 ºC
  3. Con la ayuda de un estropajo áspero, lava tu olla y remueve cualquier exceso de costras, oxido o residuos, únicamente con agua tibia.
  4. Seca tu olla con papel de cocina o con un paño limpio y seco, y colócala en el horno por 10 minutos.
  5. Saca la olla y aplica una capa delgada de grasa, lo suficiente para otorgarle brillo, sin volverla grasosa.
  6. Eleva la temperatura de tu horno a 260 ºC y coloca tu olla y su tapa, boca abajo. Déjala así por una hora.
  7. Retira tu olla del horno y aplica una nueva capa de grasa, de forma inmediata y con cuidado de no quemarte.

NOTA: Este proceso puede provocar que tu sartén de hierro fundido desprenda humo. Esto puede ser molesto, así que toma las precauciones para evitar acumulación de humo en tu hogar.

Consejos y cuidados adicionales

Las ollas de hierro fundido, a pesar de su robustez y durabilidad, son muy susceptibles a la oxidación, por lo que es muy importante mantenerlas bien secas, por lo que no se recomienda el secado el aire libre.

El proceso de curado de una cacerola de hierro fundido provee a este utensilio de una capa protectora y antiadherente. Para mantener esta capa, es importante evitar el uso de detergentes o de lavarlas con elementos abrasivos.

Para limpiar tu cocotte puedes agregar agua y calentarla, y con la ayuda de una espátula, retirar cualquier exceso de comida de su superficie. Otra alternativa es, agrega un poco de grasa y sal gruesa mientras la olla está caliente, con una toalla de papel raspa la superficie, eliminando cualquier resto de comida pegada.

Luego de limpiar tu olla y secarla muy bien, puedes colocarla en el horno, a 180 ºC, por 10 minutos, para eliminar cualquier resto de agua y humedad. Algunas personas recomiendan la limpieza con sal, indicado en el párrafo anterior, como una alternativa para no utilizar agua, principalmente para mantener la capa del curado y evitar la oxidación.

Si ves que empiezan a aparecer costras gruesas o señales de oxidación, lo más probable es que tu olla de hierro requiera de una nueva curación. Si es el caso, solo repite los pasos mencionados arriba.

Sobre como curar una olla de hierro oxidada, deberás utilizar el segundo método indicado. Asegúrate de raspar todo el oxido antes de meterla en el horno. Luego, sigue los pasos descritos.

curar sarten hierro fundido

Hoy puedes encontrar varias opciones de ollas y sartenes en hierro fundido que ya vienen curadas y listas para usar. Revisa la descripción que te da el fabricante y, verifica si es el caso para el modelo que te gusta.

Empieza a disfrutar de tus ollas de hierro fundido, y disfruta cocinando las más increíbles recetas. Sabemos que disfrutaste de este artículo, si te interesa que llegue a más personas, solo debes darle clic al botón de tu red social favorita. Te estaremos muy agradecidos.