Saltar al contenido
Ollas Online

Cómo curar Ollas de Acero Inoxidable

¿Es necesario curar un cazo de acero inoxidable? A pesar de ser un material altamente resistente, es recomendable curar toda cazo antes de su primer uso, así, conseguirás eliminar cualquier resto del proceso de fabricación. No te preocupes, el proceso es muy simple, así que continúa leyendo para saber cómo hacerlo en casa.

Curando nuestras cacerolas y sartenes inoxidables

A diferencia del curado de las ollas de barro, con varios métodos y formas de curado, en el acero inoxidable solo tenemos 2 formas de hacerlo, en base al tipo de utensilio a curar. Eso si, antes de empezar es necesario lo siguiente:

  1. Retira todos los adhesivos que puedas encontrar
  2. Remueve cualquier exceso de polvo o suciedad
  3. Lava el recipiente con agua y jabón neutro

Curar ollas y cacerolas de acero inoxidable

Sin importar su tamaño, el curado es realmente sencillo, sin embargo, requiere de un poco de supervisión. Empezamos:

Curar olla acero inoxidable

1. llena tu olla inoxidable con agua

Una vez tienes tu cazo inoxidable limpio, lo llenarás hasta 3/4 de su capacidad, con agua limpia.

2. Lleva tu olla a fuego alto

Coloca tu olla en la encimera y llévala a fuego alto hasta alcanzar punto de ebullición. Dejar hervir el agua entre 10 a 15 minutos y, luego, apaga el fuego, dejándola enfriar.

3. Lava tu cacerola de acero inoxidable

Desecha el agua hervida y lava tu cacerola. Si aprecias rastros de suciedad o algún tipo de grasa, puedes eliminarla con un poco de jabón de vajillas. Una vez limpia, seca muy bien con un paño limpio o papel de cocina. Para evitar esas molestas manchas, se recomienda secar inmediatamente, de esta manera, mantendrá su brillo por más tiempo.

Curar Sartenes de acero inoxidable

Este proceso es muy rápido y sencillo, solo necesitaras un poco de aceite de cocina y unos pocos minutos, así podrás curar sartenes y planchas de acero inoxidable. Empezamos:

curar sarten acero inoxidable

1. Cubre la base de tu sartén con aceite

Similar a la curación de otro tipo de sartenes, utilizaremos aceite de cocina para cubrir la base interna de nuestra sartén. Luego, la llevaremos a fuego bajo en nuestra estufa.

2. Calienta la sartén hasta humear

Con la sartén en la estufa a temperatura baja, dejaremos que se caliente hasta que el aceite empiece a humear. Esto nos tomará unos pocos minutos, tras lo cual apagaremos el fuego y dejaremos enfriar.

3. Lavar la sartén inoxidable

Una vez la sartén está fría, desecharemos el aceite de forma segura. Luego, lavaremos la sartén con abundante agua y la secaremos bien.

Cuidados durante su uso

El acero inoxidable es un material altamente resistente y durable, pero no quiere decir que no pueda dañarse. Cuidarlas es más fácil de lo que parece, pero es necesario tomar en cuenta los siguientes consejos para proteger tu inversión:

  • Prácticamente todas las cacerolas de acero inoxidable cuentan con una base difusora de calor, que ayuda a una mejor distribución del calor por todo su cuerpo. Por este motivo, lo ideal es trabajar con ellas a potencias de calor media o baja.
  • El diámetro de la hornilla o quemador debe ser menor que el diámetro de la base de tu olla o sartén, de esta manera evitarás sobrecalentar las asas y esas molestas manchas en las paredes exteriores de tu menaje.
  • Importante recordar evitar el uso de objetos abrasivos o cortopunzantes en el interior de tu olla o sartén, ya que vas a estropear la superficie y dañar su interior.

Consejos finales para cuidar tu menaje de acero inoxidable

limpieza, almacenamiento y un tip de cuidado final, para que tus cacerolas siempre estén en las mejores condiciones y te duren muchos años.

  • Utiliza jabón neutro para vajillas, evita productos con químicos abrasivos y muy fuertes.
  • Sobre-exponer tus cacerolas a fuego alto durante mucho tiempo va a ocasionar manchas en su cuerpo, aunque su aspecto físico se verá alterado, su capacidad y funcionalidad se mantendrán intactas.
  • Si quieres evitar esas molestas manchas blancas en la superficie de tus ollas, lo mejor es secarlas tan pronto las terminas de lavar. Esas manchas se producen por la cal en el agua.
  • Permite que tu olla se enfríe antes de lavarla, someterla a cambios bruscos de temperatura puede deformar su estructura y dañarla.
  • Para eliminar esos restos de comida pegada, evita utilizar elementos abrasivos, la mejor forma es agregar un poco de agua y calentar para soltar el alimento y facilitar la limpieza.

TIP Extra: Luego de lavar y secar bien tu olla o sartén, coloca un poco de aceite en su interior. Con una servilleta de papel, frota todo su interior dejando una capa fina. Esto ayudará a cuidar su superficie, al crear una capa protectora.

3.7/5 (6 Reviews)