Saltar al contenido
Ollas Online

Cómo Curar una Olla de Hierro Fundido

Una olla de hierro fundido es uno de esos utensilios que todos queremos tener en nuestra cocina. Son muy versátiles, sirven tanto para encimera, como para horno, incluso sobre carbón o sobre llama directa. Pero, debe ser curada antes de su primer uso o, en caso que haya permanecido sin usar mucho tiempo. No te quedes con las ganas y conoce como curar tu cocotte o cacerola de hierro fundido.

Métodos para curar tus ollas o sartenes de hierro fundido

Estos métodos pueden ser aplicados en cualquier caldero de hierro fundido para cocinar. Deberás elegir el más apropiado en función de si son nuevas o si son ollas de hierro fundido antiguas. Empezamos.

Curando ollas de hierro fundido nuevas (Método 1)

como curar una olla de hierro fundido

1. Preparar el horno

Nuestro horno es la herramienta principal para curar nuestras cacerolas de hierro colado. Necesitamos pre-calentarlo en un rango entre 150 ºC a 260 ºC. La temperatura seleccionada varia en función del tipo de horno, así como del tiempo de duración de la curación.

2. limpiar la cacerola de hierro

Al ser una olla de hierro nueva, puede que encontremos pegatinas en su interior o exterior, que debemos retirar. Luego, la lavaremos con abundante agua, retirando cualquier exceso de suciedad. Este tipo de cacerolas suelen tener una capa de grasa protectora, para su periodo en percha. Si es el caso de tu olla, debes remover esta capa en su totalidad, puedes utilizar jabón y una esponja abrasiva para esto.

3. Aplicar capa de grasa

Necesitamos cubrir nuestra olla de hierro colado con una capa de grasa, de tal forma que quede totalmente cubierta, pero sin excesos que puedan escurrir. Podemos utilizar grasa o manteca de cerdo, una opción más fácil de conseguir es el aceite de maíz. Recuerda que la tapa también debe tener su capa de grasa.

4. Mete el caldero de hierro al horno

Coloca tu olla o sartén de hierro en el horno, que ya debe estar caliente. Para un curado óptimo, es necesario que la cacerola se la coloque boca abajo, lo mismo para la tapa. Como precaución, coloca una bandeja en la base del horno, para recoger los excesos de grasa que puedan gotear. Dejaremos que nuestra olla de hierro fundido se cure por un periodo de 1 a 3 horas, pasado este tiempo, apagaremos el horno y la dejaremos enfriar.

5. Limpiar con un paño seco

Una vez nuestra cacerola de hierro se encuentra fría al tacto, retiraremos cualquier exceso de grasa o aceite. Utiliza una toalla de papel o un paño de cocina. La superficie debe sentirse suave, sin dejar sensación de grasa en las manos.

6. Aplica una última capa de grasa

Tu cacerola está casi lista, si lo deseas, la podrías utilizar ahora. Sin embargo, te recomendamos aplicar una última capa de grasa, que reforzará a la capa protectora, que ya hemos creado. Unta un poco de grasa en tu mano o en un paño, y frota hasta formar una fina capa en toda su superficie. Si tu cacerola tiene tapa, también necesitarás cubrirla.

NOTA: Para obtener mejores resultados, repite el proceso una vez más, desde el punto 3 en adelante.

Ollas de hierro fundido usadas o antiguas (Método 2)

curar ollas de hierro fundido

1. Calentar la olla en un horno

Para hornos comunes, precalienta a 180 ºC, una vez alcanzada la temperatura, colocaremos nuestra olla dentro del horno. Si tu horno tiene función de auto-limpieza, coloca la olla dentro y ejecuta un ciclo de limpieza. Si tienes un horno de leña, también lo puedes utilizar para este punto, o, más rustico aún, coloca tu cazuela de hierro sobre una brasa viva. La duración promedio de este punto es de 2 horas, luego, deja enfriar, por lo menos 8 horas, mejor si lo dejas enfriar durante la noche.

2. Pre-calentamos el horno (día 2)

Luego de dejar enfriar la olla de hierro durante toda la noche, es momento de empezar con la curación, para lo que pre-calentaremos nuestro horno a 180 ºC.

3. Eliminar la suciedad y óxido

Al ser una cacerola de hierro antigua, puede que tenga costras formadas por suciedad acumulada, así como restos de óxido. Con la ayuda de un estropajo áspero o abrasivo y agua tibia, lavaremos la olla, retirando cualquier exceso de residuos.

4. Secar la olla y primer golpe de calor

Secaremos nuestra olla de hierro con papel cocina o un paño de cocina, limpio y seco. Luego, la colocaremos en el horno caliente, por 10 minutos.

5. Aplicamos la capa de grasa y al horno nuevamente

Tras 10 minutos en el horno, sacaremos la olla con cuidado de no quemarnos. Aplicaremos una fina capa de grasa de cerdo o aceite de maíz, por toda su superficie. Esta, debe otorgar un aspecto brillante, sin volverla grasosa al tacto. Elevaremos la temperatura del horno al máximo o hasta 260 ºC, colocando nuestra olla boca abajo. La dejaremos aquí por una hora.

6. Aplicación de la última capa de grasa

Tras una hora en el horno, es momento de sacar la cacerola del horno. Así, en caliente, aplicaremos una última capa de grasa. Utiliza una toalla de papel o un paño y aplica una capa fina de grasa por toda la superficie. Ten mucho cuidado de no quemarte. Déjala enfriar bien, pasa un paño seco y limpio por toda la superficie. Tu olla de hierro usada está curada y lista para volver a usar.

NOTA: Este proceso puede provocar que tu sartén de hierro fundido desprenda humo. Esto puede ser molesto, así que toma las precauciones para evitar acumulación de humo en tu hogar.

Consejos y cuidados adicionales

Las cazuelas de hierro fundido, a pesar de su robustez y durabilidad, son muy susceptibles a la oxidación, por lo que es muy importante mantenerlas bien secas. Es por esto que no se recomienda el secado el aire libre.

El proceso de curado de una cacerola de hierro fundido provee a este utensilio de una capa protectora y antiadherente. Para mantener esta capa, es importante evitar el uso de detergentes o de lavarlas con elementos abrasivos.

Para limpiar tu cocotte puedes agregar agua y calentarla, y con la ayuda de una espátula, retirar cualquier exceso de comida de su superficie. Otra alternativa para limpiar el hierro forjado es, agrega un poco de grasa y sal gruesa mientras la olla está caliente, con una toalla de papel raspa la superficie, eliminando cualquier resto de comida pegada.

Luego de limpiar tu olla y secarla muy bien, puedes colocarla en el horno, a 180 ºC, por 10 minutos, para eliminar cualquier resto de agua y humedad. Algunas personas recomiendan la limpieza con sal, indicado en el párrafo anterior, como una alternativa para no utilizar agua, principalmente para mantener la capa del curado y evitar la oxidación.

Si ves que empiezan a aparecer costras gruesas o señales de oxidación, lo más probable es que tu olla de hierro requiera de una nueva curación. Si es el caso, solo repite los pasos mencionados arriba.

Sobre como quitar oxido de una olla de hierro fundido, se recomeinda utilizar el segundo método, arriba indicado. Asegúrate de raspar todo el oxido antes de meterla en el horno. Luego, sigue los pasos descritos.

limpiar sarten fierro fundido

Hoy puedes encontrar varias opciones de ollas y sartenes en hierro fundido que ya vienen curadas y listas para usar. Revisa la descripción que te da el fabricante y, verifica si es el caso para el modelo que te gusta.

Empieza a disfrutar de tus ollas de hierro fundido, y disfruta cocinando las más increíbles recetas. Sabemos que disfrutaste de este artículo, si te interesa que llegue a más personas, solo debes darle clic al botón de tu red social favorita. Te estaremos muy agradecidos.